“Mi situación era tan difícil que al principio yo no podía ni hablar… estaba en una profunda depresión, no tenía interés de nada, quería que se acabara todo… ya había buscado ayuda pero sólo me pedían dinero y yo tuve que pedir prestado  y eso hacía que me sintiera muy mal porque no veía ninguna solución ni esperanza… pero luego una amiga me habló de Faro de Luz y todo cambió, me ayudaron con mi proceso legal y me dieron terapia psicológica. Ahora veo la vida de otro modo, ya no vivo encerrada en mi casa, disfruto las cosas de la vida y me siento muy agradecida…”

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        -    Lisa*




“Yo estaba muy mal, recibí muchos insultos, golpes y amenazas por parte de mi pareja y vivía con mucho miedo. Había buscado ayuda en otras partes pero nadie me ayudaba y me sentía tan mal que creí que volvía loca…  además soy una mujer de bajos recursos y no tenía dinero para pagar a un abogado, pero en Faro de Luz me ayudaron a tramitar pensión alimenticia y la custodia para mi hijo, y además aquí aprendí que soy una mujer valiosa y que puedo salir adelante, me sentí mucho mejor y he aprendido a defenderme y defender mis derechos y de mi hijo…"

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       -   Valeria*




“En mi casa había mucha violencia, mi esposo me prohibía la alimentación, yo recibía golpes, ofensas y no podía salir ni tener amigas, ni siquiera platicar con las vecinas… tenía que salir a trabajar y dejar a mis hijos solos en la casa para poder conseguir algo de comer… fue una vida muy difícil. Me sentía realmente sola y yo sabía que necesitaba alguien que me escuchara. Gracias a la asociación he salido adelante con mis hijos, aquí me ayudaron con los trámites de una pensión alimenticia, recibí terapia psicológica y hasta me consiguieron una guardería. Me siento fortalecida, aprendí mis derechos y mi valor como mujer…”

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     -   Miriam*



*Nota: los nombres de las usuarias se han cambiado para proteger su privacidad.